Lograr el Potencial Máximo

Stacy está obsesionada tratando de llegar a ser la mejor versión de si misma. Se alimenta sanamente, hace ejercicio regularmente, casi todo lo que lee es sobre auto ayuda. Stacy tiene la firme misión de lograr su potencial, un potencial que sabe que tiene. Pero hay un problema. Stacy pasa muchos días frustrada o infeliz. Siente que solo está ganando poco para todo el trabajo que está haciendo. Stacy es amiga cercana de modo que seguido habla conmigo acerca de como se siente. Despues de una de nuestras muchas pláticas, empecé a intuir qué es lo que estaba mal. El trabajo para lograr nuestro potencial se ha convertido en una búsqueda casi exclusivamente egoísta. Una búsqueda que, por su propia naturaleza, nos saca de balance.

Hay una paradoja en ser un humano. Somos, a veces, individuos y también miembros de grupos al mismo tiempo. A diario enfrentamos decisiones que nos ubican en esas dos realidades opuestas. ¿Hago algo para mi mismo, que no le gustará a otros, o incluso sufrirán? ¿O pongo a otros por delante, y hago algo que no me gustará o que incluso voy a sufrir?

Hay quienes dicen que debemos cuidarnos primero nosotros mismos antes de atender a los demás. Citan el ejemplo de las instrucciones a bordo de un avión – ponte la máscara de oxigeno primero antes de ayudar a otros – para corroborar su punto. El problema es que se trata de un avión en una emergencia. Difícilmente es una metáfora válida para la vida diaria. Más importante, si todo lo que haremos es priorizar nuestras propias necesidades sobre las de los demás, no tendríamos amigos y nadie confiaría en nosotros.

También están quienes dicen que debemos atender a los demás para poder cuidarnos a nosotros mismos. El problema aquí es que esto tiene un costo elevado. Si nos dedicamos casi exclusivamente a verificar que quienes nos rodean estén atendidos antes de nosotros, rápidamente nos sentiremos miserables y sin aprecio.

La realidad es que no podemos elegir a quien atender primero. Por eso es una paradoja. No hay respuesta correcta. Cada día debemos batallar con las decisiones que son, o egoístas o desprendidas. No se trata de uno o el otro, sino de encontrar el delicado balance entre ambas cosas. Te inclinas al egoísmo y lastimas tus relaciones. Te balanceas del lado del desprendimiento y sufrirás también.

 

La búsqueda para lograr nuestro potencial completo es, mayoritariamente, una persecución desbalanceada. Es casi exclusivamente egoísta. La sola pregunta – ¿Como trabajo para lograr MI potencial? – Nos pone en el centro de la ecuación, usualmente ignorando que vivimos en un mundo social. Muchísima gente gastará mucho tiempo y dinero acudiendo a seminarios y similares que se venden como ayuda para trabajar a SU potencial completo. Muchos iremos de un seminario al otro, tal vez con algunos sentimientos positivos y cosas nuevas que hacer por algunas semanas, como una dieta, y muchos simplemente nos resbalamos de vuelta a nuestros viejos hábitos hasta que encontramos una nueva dieta o nos anotamos en otro seminario.

Claro, el construir nuestras habilidades tiene valor. Por supuesto que debemos aprender cosas nuevas y practicar las cosas que sabemos para lograr ser expertos en algo. Si, es algo bueno la introspección y la auto evaluación. Sin embargo, existe un hueco que debe llenarse – el de la gente a nuestro alrededor.

Me reuní con Stacy una tarde para tomarnos un té y tuve una idea. Ella estudia tanto el potencial humano que le pedí que me enseñara. Acordamos vernos una hora a la semana en un horario conveniente para ambos (Quise asegurarme que estas sesiones no agregaran mas estrés). Nuestras sesiones eran fantásticas, yo hablaba de muchas cosas y ella escuchaba atentamente, tomaba notas y me daba excelente retroalimentacion. Entre sesiones ella leía cosas nuevas o llevaba ideas novedosas a la mesa para ayudarme. Algo mágico sucedió a raíz de estas sesiones – Stacy empezó a sentirse mejor. Comenzó a trabajar a un potencial mas completo.

 

Solamente cuando la búsqueda de nuestro potencial incluye trabajar para ayudar a otros en nuestras vidas para que alcancen su potencial es cuando encontramos, de hecho, lo que estamos buscando. Este es el caso casi para cualquiera en una posición de liderazgo. No nos convertimos en grandes lideres, no alcanzamos nuestro potencial cuando trabajamos en vernos crecer a nosotros mismos. Es cuando nos dedicamos a ver aquellos a nuestro alrededor levantarse cuando realmente crecemos. Y cuando aquellos a quienes queremos trabajan para que nosotros crezcamos, ellos también crecen.

La búsqueda para lograr “mi” potencial debe ser remplazada por la búsqueda para lograr “nuestro” potencial. Como familia. Como equipo. Como organización. Como comunidad. La única manera para que cualquiera de nosotros crezcamos, para lograr nuestro potencial completo, es cuando trabajamos ayudando a que otros hagan lo mismo.

Así que si, sigamos leyendo libros y acudiendo a los seminarios, pero llevemos a alguien, hagámoslo con alguien. Leamos los libros y vayamos a los seminarios no para ayudarnos sino para ayudarlos. Ese es un potencial alcanzado.

Simon Sinek

Categorías UncategorizedEtiquetas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close