Límites

En nuestro ir y venir diario rara vez pensamos en poner límites. Buscamos lo máximo o lo mínimo. O lo más mediocre.

Todos los extremos son malos. La falta de ejercicio y el exceso de ejercicio, no beber agua o tomarla en cantidades ilimitadas.

Carecer en absoluto de una guía espiritual, de meditación o de reflexión contra darse golpes de pecho y tratar de seguir al pie de la letra y de manera literal cualquier escritura religiosa.

Nos comprometemos con algo y posteriormente, aunque sepamos que estemos equivocados, seguiremos en la misma postura en un principio incontrolable de “consistencia”.

Pongamos límites a nuestra vida ilimitada.

Categorías UncategorizedEtiquetas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close