El problema con el rollo

Muhammad Ali era su propio hombre espectactulo, un poeta del rollo.
 
Y funcionaba. Por algunas razones:
 
Por mucho tiempo fue cierto. Era el mejor.
 
Era muy divertido verlo; parte del trato.
 
Y cuando terminó, como sucede, la audiencia estuvo de acuerdo con ello.
 
Los mercadólogos flojos y sus redactores tienen seguido la tentación de hacer lo mismo. De reclamar algo que no tienen, de hacer por adelantado. El problema es la pregunta que eso crea en aquellos que buscas cambiar: ¿Si vas a mentir sobre eso, acerca de qué más vas a mentir?
Categorías UncategorizedEtiquetas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close