Trampolines

El salto a la piscina es obvio de hecho.
 
Subir los diez escalones de la escalera.
 
La espera al borde del trampolín.
 
Ese momento de indecisión entre lanzarte o no.
 
El salto es claro. Podemos verlo y sentirlo.
 
En nuestra vida diaria, hemos trabajado para eliminar ese sentimiento. Las organizaciones y los mercadólogos y los amigos trabajan duro para que esto mejor suceda gradualmente. Un incremental, casi invisible reptando por un borde resbaloso, hasta que lo próximo que vemos es un atorón, o aburrimiento o estamos enfermos.
 
Hemos construido una vida en la que difícilmente saltamos (¡Un nuevo trabajo!) y la mayor parte del tiempo navegamos o desvanecemos o solo incrementamos fraccionalmente nuestro camino hacia adelante.
 
Puede valer la pena invertir un esfuerzo en convertir de regreso algunas de tus decisiones en saltos.
 
PD Coach para todos, para ti, para tu familia, tu pequeño negocio, tu vida. Platiquemos sin compromiso, tu decides los pasos a seguir. Haz tu cita aquí como muchos que ya están platicando. Solo platicando y aprendiendo a decidir ellos mismos.
Categorías UncategorizedEtiquetas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close