Cuerda muy corta como para ser guardada

El Poeta Donald Hall contó la historia de un ermitaño en Nueva Hampshire, un hombre que murió dejando atrás cabañas llenas de cosas acumuladas.
 
En una de las cabañas estaba una cajita con una etiqueta, “cuerda muy corta como para ser guardada”
 
Eso es lo que hacemos con las trivialidades que se atraviesan en medio de nuestro mejor trabajo. Las pequeñas imperfecciones, rendijas de rechazo y topes en el camino que fácilmente pueden ignorarse y olvidarse. Ideas demasiado inútiles como para ser salvadas.
 
Pero de todos modos las guardamos.
 
Estas son las sobras que nos impiden movernos hacia adelante.
 
¿Qué sucede cuando atesoramos las memorias que nos sirven de combustible e ignoramos el resto?
 
PD Olvidate de los agravios. Ve hacia enfrente. Hablemos de ello. Tu primer cita telefonica gratis la puedes hacer en https://bookme.name/executivecoaching
Categorías UncategorizedEtiquetas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close